La Scudería del Cavallino Rampante presentó públicamente el vehículo con el que intentará vencer de una vez por todas a Mercedes. Los detalles en blanco y el motor angosto son las características más innovadoras.

Hermosa para algunos, nada nuevo para otros. Lo cierto es que la escudería italiana presentó la nueva F16-H con la que buscará conquistar el título de constructores que no logra desde el 2008 y el de pilotos que se le niega desde el 2007.

Los detalles en blanco, que no se usaban desde 1993 (F93A) rememoran diseños tradicionales, como el de la Ferrari 312T con la que Clay Regazzoni conquistó el campeonato del mundo de 1975, con Niki Lauda como compañero.

[vc_gallery interval=»5″ images=»50702,50703″ img_size=»medium»]

En cuanto a detalles aerodinámicos, se presenta una nariz con forma de dedo pulgar, característica de esta época de la F1 y muy cuestionada en cuanto a lo estético. Los pontones también fueron rediseñados para una refrigeración más óptima, al igual que la parte trasera, mucho más angosta que permite un mayor flujo de aire para esa sección del vehículo. Por último, la toma de aire en forma de U invertida y dos escapes en la parte trasera significan otro cambio con respecto al modelo anterior.




El domingo podría ser la presentación en pista, en un filming day en el Circuit de Catalunya antes de los entrenamientos de pretemporada que comenzarán el próximo lunes.

[vc_gallery type=»flexslider_slide» interval=»5″ images=»50704,50705″ img_size=»medium»]