Una situación complicada se vive durante los últimos días en la planta de Fiat en Córdoba debido a la latente posibilidad de que se vuelvan masivos las suspensiones y los despidos. Delegados gremiales advirtieron a los operarios que ya hay negociaciones con la empresa porque las perspectivas no son las mejores.

Desde la reconocida empresa automotriz admitieron la existencia de suspensiones por inconvenientes de abastecimiento de autopartes desde Brasil, lo que dificulta la plena actividad en nuestro país.

Según informó Fiat, ayer se suspendieron dos sectores y pasado mañana no trabajará uno «por problemas de abastecimiento de piezas de Brasil, llantas. Por eso se hicieron horas extras para usar los insumos que quedaban, pero que no alcanzaban para un turno entero».

La empresa admitió que las suspensiones podrían «repetirse por la situación del mercado brasileño y por restricciones» derivadas del cepo al dólar para importar. Es la «situación general que atraviesa todo el sector», agregó el vocero de la empresa.

Sin embargo, desde la empresa niegan que puedan generarse suspensiones y la eliminación de alguno de los turnos tras la merma productiva: «No habrá ninguna baja de un turno; vamos a trabajar todo el año con los dos y las 2800 personas que tenemos».

Las suspensiones en la planta de Ferreyra se repiten desde hace dos años y sus picos fueron en mayo y agosto de 2014. En la actualidad, la planta produce unos 460 autos diarios; pero tiene capacidad para fabricar casi 3000.