En el texto, titulado La ficción macrista, la expresidenta sostuvo que «no es casualidad» que el pedido de Pollicita y Mahiques se dé a conocer el mismo día que Juan José Aranguren, se presentó ante las comisiones de Diputados para defender el aumento de tarifas.

Cristina aseguró también que «el objetivo de esconder la catástrofe económica y social a través de ‘una denuncia por semana’, con la complicidad de los medios es a esta altura el único sustento de la ficción macrista».

Luego citar varios pasajes del pedido de Pollicita y Mahiques, la expresidenta se quejó de que no se haya pedido la indagatoria de ningún exgobernador de Santa Cruz ni exministros de Economía de esa provincia «de quienes dependían algunos de los ex funcionarios imputados».

Tras defender a Lázaro Báez, uno de los empresarios que más se beneficio con la obra pública durante sus gobiernos, Cristina calificó al ministro de Energía y Minería como un «accionista declarado y público de Shell» y criticó que el Estado argentino le compre a esa empresa companía «gas en forma directa por sumas multimillonarias, sin que a ningún fiscal se le mueva un papel».

La expresidenta remarcó en otro de los párrafos que «si de obra pública se trata, tampoco parece inquietar a ningún habitante de Comodoro Py que el Presidente adjudique por decreto $ 45.000 millones (modificando el Presupuesto) a una obra de su primo hermano Ángelo Calcaterra».