Loretta Lynch, fiscal general de Estados Unidos que lleva adelante el caso que puso en jaque a la cúpula de los organismos encargados de controlar el fútbol a nivel mundial y regional, brindó un discurso muy esclarecedor que, además de agregar nuevos nombres, sentencia: “los culpables que permanecen en las sombras con la esperanza de evadir nuestra investigación no se nos escaparán.”

El mundo del fútbol permanece en vilo luego de las fuertes declaraciones de Loretta Lynch, que esta tarde realizó una conferencia de prensa para anunciar nuevos implicados en las causas de corrupción que mancharon a la FIFA.

“Hace seis meses, el Departamento de Justicia anunció una acusación de 47 cargos contra 14 acusados ​​con conspiraciones generalizadas y de larga duración en el mundo del fútbol organizado. Nos alegaron que los acusados –incluyendo a funcionarios de alto rango de la FIFA, dirigentes de los organismos bajo el paraguas de la dirección de la FIFA y ejecutivos de marketing deportivo– habían corrompido el negocio del fútbol en todo el mundo para servir a sus intereses y enriquecerse. Declaramos nuestra determinación de poner fin a estas prácticas; para erradicar la corrupción y para llevar a los malhechores ante la Justicia. Y nos comprometimos a trabajar con nuestros socios en todo el mundo para captar a otros coconspiradores e individuos responsables de la corrupción”. Así comenzó el discurso.

Anunció también la captura en Zurich de Alfredo Hawit, presidente de la CONCACAF y Juan Ángel Napout, de la Conmebol, que serán extraditados a los Estados Unidos. Ellos, junto a otros acusados, habrían aceptado sobornos por más de 200 millones de dólares para la selección del anfitrión del mundial del 2010 y por derechos televisivos.

Luego prosiguió: “Hoy estamos anunciando una acusación formal, que incluye nuevos cargos contra nuevos demandados, así como arrestos adicionales y declaraciones de culpabilidad en relación con nuestra investigación en curso. Un gran jurado federal en Brooklyn entregó una acusación formal con 92 cargos, que incluye cargos contra 16 nuevos acusados, todos ellos dirigentes del fútbol actuales y antiguos. Esto ​incluye a los presidentes de dos de las seis confederaciones continentales de fútbol de la FIFA: Concacaf, que cubre Norteamérica, Centroamérica y el Caribe, y la Conmebol. Además, la acusación incluye altos funcionarios de otros órganos de gobierno del fútbol; ​​entre ellos, los presidentes actuales y anteriores de federaciones de fútbol nacionales en América Central y del Sur. Cada uno de los 16 nuevos inculpados ​​es acusado de chantaje, conspiración y otros delitos relacionados con el abuso de sus posiciones para obtener ganancias financieras”

Para concluir, lanzó una afirmación muy dura para los implicados en el caso: La traición de confianza que se estableció aquí es indignante. La escala de la corrupción alegada en el presente documento es inconcebible. Y el mensaje de este anuncio debe ser claro para todos los individuos culpables que permanecen en las sombras, con la esperanza de evadir nuestra investigación: Ustedes no nos esperarán afuera. Ustedes no escaparán de nuestro foco.