El presidente filipino Rodrigo Duterte no para de generar rechazo internacional por sus controvertidas declaraciones y medidas, y en esta oportunidad presumió de haber ejecutado a un sospechoso de secuestro en su etapa como alcalde y aseguró que lo volvería a hacer con funcionarios corruptos.

Duterte ya había sido noticia por vanagloriarse con las comparaciones que le hacen con Adolf Hitler, y por su campaña contra las drogas, que consiste en incitar al pueblo a matar a personas drogadictas. “Me encantaría asesinarlos”, dijo en una entrevista.

Esta vez, el mandatario señaló: “Si eres corrupto, te iré a buscar con un helicóptero y te arrojaré de camino a Manila; lo he hecho en el pasado, ¿por qué no lo volvería a hacer?”.

Según el propio Duterte, la lucha contra la corrupción y la guerra contra el narcotráfico son los principales ejes de su gestión, mientras acumula numerosas críticas por su sangrienta “guerra contra el crimen”, que ya lleva un saldo de 6.000 muertos desde su asunción a fines de junio.

Por su parte, el jefe de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein, pidió a las autoridades investigar al filipino por asesinato debido a que él mismo aseguró haber matado a personas, y también examinar el «impactante número de asesinatos extrajudiciales» durante su brutal campaña.

El mandatario, en tanto, no tardó en responder, y llamó “estúpido” al funcionario de la ONU. “Te pago el salario, no me hables como si fuera tu empleado, porque soy Estado miembro, asique calla porque eres corte en inteligencia”, sentenció.