¿El fin de los celulares robados?


El Gobierno presentó un programa para identificar a todos los usuarios de telefonía celular en un plazo de un año y medio. El objetivo principal será el de reducir los robos de estos aparatos, que luego son usados para cometer delitos como secuestros extorsivos, indicó la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

El robo de estos equipos es uno de los delitos más comunes en nuestro país: en los últimos dos años los delincuentes sustrajeron unos tres millones de aparatos, y el Gobierno busca que esas unidades sean inhabilitadas a partir de marzo próximo. De acuerdo a las cifras oficiales hasta ayer se habían denunciado el robo de 1.023.584 equipos, lo que representa una disminución del 20 por ciento con respecto al año pasado.

Las empresas de telefonía celular tendrán 18 meses para regularizar la identificación de los equipos, como lo indicaron en una presentación conjunta el ministerio de Seguridad, el de Comunicaciones y el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).

«El robo de celulares es uno de los delitos más terribles y genera mucha incertidumbre en la sociedad», indicó Bullrich. «Buscamos que un chip de línea no pueda operar cuando no corresponda con el IMEI, el «DNI» del teléfono, la sigla en inglés del número de serie del equipo.

La funcionaria comunicó que este año las fuerzas de seguridad desmantelaron más de 50 locales que se dedicaban a cambiar equipos robados para que pudieran usarse con otras líneas, pero la magnitud de este negocio es tan grande que llevó al Gobierno a buscar alternativas.

, ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.