El gobierno de Mauricio Macri buscará eliminar los «feriados puente» que había instaurado la gestión de Cristina Kirchner y sumar una mayor cantidad de «feriados movibles», con la intención de alcanzar los 180 días de clase en el ciclo lectivo 2017.

El proyecto propone que los feriados trasladables pasen de 3 a 7, lo que significa que el próximo año habría más cantidad de fines de semana largos. El objetivo es beneficiar el turismo y lo que consideran que es un nuevo formato de viaje, el de las escapadas por pocos días.

El Ministerio de Turismo de la Nación informó que con esta nueva modalidad, los feriados nacionales cuyas fechas coincidan con los días martes y miércoles serán trasladados al lunes anterior. Mientras que los que coincidan con los días jueves y viernes, pasarán al lunes siguiente.

El Gobierno considera que con este proyecto se alcanza un equilibrio entre las necesidades turísticas, educativas y productivas en general. Además, el comienzo de las clases sería el 6 de marzo, con lo cual el turismo estaría beneficiado por una semana más.

El proyecto del oficialismo propone eliminar los dos «feriados puente» que hubo este año y que es el máximo que permite el artículo 3ero del Decreto 1584/2010. En el 2016 los dos feriados que se agregaron fueron el 8 de julio y el 9 de diciembre. De esa forma, habrá habido cuatro días no laborables seguidos en dos ocasiones.