Un grupo de holdouts le solicitó al juez Thomas Griesa que extienda el bloqueo, a la reciente emisión de Bonar 24, para impedir a la Argentina realizar pagos de su deuda.

El fondo Aurelius Capital Management presentó hoy ante el magistrado de Nueva York una serie de mociones bajo el planteo de que esa colocación debe ser considerada deuda externa y por ende aplicable de la cláusula pari passu que motivo los fallos que los favorecen.

El martes 21 de abril con la emisión del BONAR 24 en dólares con legislación argentina, el Gobierno captó 1.415 millones de dólares del mercado doméstico. Un día después los holdouts se presentaron ante Griesa y consiguieron que el magistrado les reconozca derechos para averiguar cómo fue realizada la colocación.

Si bien el juez les concedió la facultad de llevar adelante acciones de investigación no emitió ninguna orden a bancos para que le suministren al juzgado información vinculada con la operación.

Los acreedores pretenden demostrar que una parte de los BONAR 24 fueron acreditadas en cuentas fuera de la Argentina, lo que, a su juicio los convertiría en deuda externa y de esta forma podrían quedar abarcados por el fallo de Griesa.

El juez favoreció a los holdouts en 1.330 millones de dólares por considerar que tras el default de la Argentina en 2001 la Argentina incumplió con la cláusula de igual tratamiento de acreedores (pari passu) en los bonos externos que no ingresaron a las reestructuraciones de 2005 y 2010.

Si los holdouts pueden demostrar que los BONAR 24 salieron del país pretenderán que Griesa los incluya en las sentencias que mantienen bloqueados todos los pagos de deuda reestructurada.

De acuerdo a versiones que circularon en el mercado financiero, existen sospechas sobre la participación de al menos una entidad del exterior que podría haber facilitado la salida de los títulos.