El jefe de Gobierno de la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta, celebró la sanción en la Legislatura porteña de la ley que habilita el funcionamiento de los Foodtrucks, y aseguró que son “una atracción y dan vida a la calle”.

“Es algo que ya está probado y funciona muy bien en otras ciudades del mundo. Es una atracción, en este caso para los porteños y los turistas, y le da vida a la calle. Esta ley complementa eso. Estamos muy contentos que se haya aprobado”, enfatizó.

La norma le pone el marco legal al funcionamiento de estos vehículos, con o sin motor, que ya venían funcionando en eventos privados y ahora podrán instalarse en determinados puntos de la Ciudad. Contempla que los Foodtrucks sean habilitados por el período de un año, que puede ser renovado. Algunos de los requisitos que debe tener el vehículo son que tengan combustión eléctrica, equipos de refrigeración para el almacenamiento y conservación de los alimentos y extintores de incendios.

Más de 110 mil vecinos participaron de una encuesta en septiembre: el 83% votó a favor de los camiones de comida.

Los Foodtrucks podrán funcionar en lugares predeterminados por las autoridades, con la condición que estos lugares no estén a menos de 200 metros de un establecimiento gastronómico habilitado.

Los propietarios deberán ser responsables inscriptos ante la Administración Federal de Ingresos Públicos y contar con Libreta Sanitaria expedida por la Ciudad. También deberán pagar un canon anual.

Los camiones de comida no competirán con los restaurants ya que la ley no permite que instalen sillas, mesas o toldos. Y para darle oportunidades a todos, la norma establece que una marca determinada solo podrá tener un Foodtruck.

Deberán tener al menos una de las siguientes ofertas: alimentos y bebidas aptas para diabéticos, alimentos y bebidas bajas en sodio, o frutas y verduras. Los que ofrezcan productos aptos para celíacos tendrán prioridad para el otorgamiento del permiso.