Los supermercados franceses no podrán tirar alimentos a la basura. La Ley de Transición Energética obligará a la donar los productos perecederos desechados.

Por medio de la reglamentación de la Ley de Transición Emergética, el Gobierno francés intenta reducir a la mitad el despilfarro de alimentos para el año 2025. Así,  a partir del 1 de julio del año próximo, «los supermercados de más de 400 metros cuadrados no podrán tirar a la basura los productos perecederos y deberán donarlos a organizaciones dedicadas a la alimentación animal o a la fabricación de abonos agrícolas».

Según un informe del Ministerio de Ecología, «en Francia se tiran a la basura 20 kilos de comida por persona y año». De esta forma, «se despilfarra hasta un tercio de los alimentos para consumo humano. En total, se desperdician 1.300 millones de toneladas al año que producen 3.300 toneladas de dióxido de carbono». La mitad de los alimentos se desperdician en su camino del campo al plato, aseguran desde esta institución internacional.

A tales fines, y para evitar el despilfarro alimenticio, el 1 de julio de 2016, se pondrá en práctica esta nueva modalidad para evitar el derroche de alimentos, la que además se promoverá e implementará en escuelas para concientizar a los alumnos sobre dicha problemática.

La Ley de Transición Energética que analiza la Asamblea Nacional busca la reducción a la mitad del consumo de energía para 2050. En ese sentido, la ministra de Ecología Ségolène Royal, líder en el proyecto, indicó que prevén además promover las energías renovables, el transporte eléctrico y una renovación en proyectos de edificación.