Con la supuesta excusa de facilitar un acuerdo con el PRO, Francisco De Narváez anunció deponía sus aspiraciones de gobernar la provincia de Buenos Aires a través del Frente Renovador.