El ministro de Justicia Germán Garavano se refirió a la destitución del juez federal Eduardo Freiler por mal desempeño y en ese marco, aseguró que el pronunciamiento contra el camarista marcó «un ejemplo».

«Fue un pronunciamiento (por Freiler) muy profundo, es un ejemplo. Han apartado a un juez muy sospechado. No es una política del oficialismo remover jueces. El trabajo de todos los integrantes de la justicia se ve empañado por algunos de los que están involucrados con la corrupción», destacó Garavano.

En declaraciones al programa «Mañana Sylvestre», que se emite por Radio 10, el ministro de Justicia aseguró que el gobierno del presidente Mauricio Macri «no tiene un plan para remover jueces ni para protegerlos».

Cabe recordar que el suspendido camarista federal Eduardo Freiler fue destituido de su cargo, por mal desempeño de sus funciones, por una mayoría de cinco votos en el marco del Jury de Enjuiciamiento que se desarrolló en su contra en el Consejo de la Magistratura.

Los cinco votos que determinaron la remoción de Freiler fueron dados por los camaristas Inés Cantisani y Jorge Ferro; los senadores nacionales Walter Basilio Barrionuevo (PJ Jujuy) y Silvia Giacoppo (Cambiemos Jujuy) y el diputado nacional Hugo Marcucci (UCR Santa Fe); en tanto en disidencia parcial votó el abogado Raúl Piaggio, y en disidencia total la diputada del FPV-PJ Diana Conti.

En relación a las prisiones preventivas como las del exministro de Planificación Julio de Vido y la del exministro de Economía Amado Boudou, consideró que «no hablaría de un abuso» al tiempo que agregó que el 60% a nivel federal son detenidos sin condena y afecta tanto a exfuncionarios como a detenidos por delitos de lesa humanidad o narcotraficantes.

«Tenemos que avanzar en una reforma judicial y debemos dar un salto de calidad. Tenemos que lograr que los procesos judiciales lleguen a sentencia y las sentencia aunque no estén firmes, se empiecen a cumplir. Tenemos que cambiar toda la lógica hace un sistema transparente», enumeró Garavano.

«Lamentablemente, el gobierno anterior fue especialista en usar esta herramienta, la prisión preventiva fue utilizada a detenidos por delitos de lesa humanidad, dirigentes políticos», sostuvo.

«A muchos jueces y muchos fiscales les irrita que deban cumplir con la ley y que sea igual para todos, para los poderosos y para los que no tienen recursos», indicó.Y concluyó que si un exfuncionario está detenido y cree que es por persecución política, tiene que hacer la denuncia en el Consejo de la Magistratura y es el Consejo de la Magistratura el que tiene que avanzar».