Gastón Roberto Berganza tiene 34 años y cenaba en un restaurante exclusivo de Pilar junto a su madre y novia el viernes pasado. Hasta que su vida dio un vuelco: hoy está detenido y figura como el principal sospechoso del crimen de Diego Feinmann, hermano del periodista Eduardo Feinmann.

Fue acusado de matarlo a balazos a la salida de la cena presuntamente porque Feinmann le golpeó la ventanilla del auto porque quería hablar con su ex novia, que en la actualidad es pareja de Berganza.

Berganza construyó su fama en el ambiente de las carreras de autos, aunque había circulado mediáticamente por otras causas. Es fanático de los coches de alta gama. En el día del crimen andaba en un BMW y en su cuenta de Facebook aparece con un Porsche. Incluso en 2012 quedó envuelto en un escándalo político por una Ferrari que le compró a Sergio Schoklender.

Berganza apareció como titular de una costosa Ferrari 430 EX que, hasta el 6 de enero de 2011, había estado a nombre de la empresa Maeldorek, la constructora propiedad de Sergio Schokldender a través de la cual se sospecha que se desviaron millonarios fondos de Madres de Plaza de Mayo.

El imputado por la muerte del hermano del periodista tomó notoriedad luego de una relación comercial con Schoklender: allí es cuando su nombre se hizo conocido porque su Ferrari terminó embargada como parte del escándalo de las Madres de Plaza de Mayo.

Berganza, además, es muy amigo de Luis Malek Fara, un joven que saltó a los medios porque habría sido el mediador en la sospechada compra de un campo en Mendoza que llevó a la cárcel a Leonardo Fariña.