El conjunto de Marcelo Gallardo se puso arriba en el marcador gracias a la cabeza del colombiano Teofilo Gutiérrez, que había reemplazado al juvenil Boyé, y se estaba llevando tres puntos inmerecidos de La Plata. Sin embargo, los de Pedro Troglio pusieron justicia en el marcador sobre el final con el tanto de Pablo Vegetti. Otra baja para el “Millonario”: Barovero se retiro lesionado.

En el Estadio único de La Plata, Gimnasia y River tuvieron un debut discreto. El último campeón del fútbol argentino padeció las ausencias de varios referentes del “antiguo” platel conducido por Ramón Díaz y jugó bastante por debajo del nivel esperado. Lo del “Lobo” no fue distinto a lo que viene planteando Pedro Troglio desde hace varias temporadas: neutralizar al rival, encontrar su punto flaco y pegar en la red cuando se presente la oportunidad. Entre el uno y el otro dejaron un 1-1 olvidable fácilmente en un contexto de un partido flojo.

La vara está planteada bastante alta para Marcelo Gallardo. Siendo el técnico del último campeón del fútbol doméstico, se espera que el rendimiento de su equipo sea, al menos, el de protagonizar los partidos. Lo impuso en la previa desde la dialéctica y en su portafolio con el Nacional de Uruguay campeón. Sin embargo, se pudo observar que al River versión “Muñeco” le falta demasiado para ser candidato a pelear el título.

Sin Cavenaghi, sin Lanzini y con el colombiano Gutiérrez sentado en el banco de suplentes, se le torno imposible arrimar peligro al área rival a los de Núñez. La apuesta de los juveniles Boyé y Driussi en ofensiva, asistidos por Pisculichi (se puede hablar de refuerzo Top por lo poco que invirtió el Millonario en esta temporada), no le dio los resultados esperados. La mitad del terreno demoró una eternidad en el traslado de la pelota y en la defensiva no tuvo salida.

Por ende, no le costó demasiado a Gimnasia tomar las riendas del partido y comenzar a generar peligro cerca de Barovero. El uno de River primero se lo tapó a Barsotini, luego un remate a Licht y también a Vegetti. Fue demasiado trabajo para el arquero que tuvo que salir de la cancha lesionado para cederle su lugar a Julio Chiarini. Debut oficial para el ex Instituto que estuvo a la altura de las circunstancias.

El equipo de Pedro Troglio no derrochó fútbol,  pero supo encontrar el lado flaco a las espaldas de Leonardo Ponzio (mal parado cada vez que los de La Plata recuperaban la pelota) y aprovechó bien las subidas de Licht y Bonifacio para complicar por las bandas. Nada del otro mundo, pero le bastó para ser más que el “Millonario”.

En el complemento, los de Gallardo cambiaron el chip y salieron más decididos.  Por el contrario, los locales se agruparon cerca de Fernando Monetti y esperaron el contraataque para golpear. Se cortó la luz en el Estadio único y apenas que regresó ingresaron Teofilo Gutiérrez y Rodrigo Mora en lugar de los desapercibidos Boyé y Driussi. La experiencia le dio vitalidad a la ofensiva de River y lo catalizó en el marcador con un cabezazo del colombiano, que anticipó al arquero del “Lobo” tras un centro perfecto desde la derecha. Más tarde, su compañero de ataque tuvo para liquidarlo pero desvió el remate que le hubiera asegurado los tres puntos a los de Gallardo.

Gimnasia fue en busca del empate y lo consiguió en el descuento a través de Pablo Vegetti, que antes de que Chiarini despejara desvió el balón al fondo de la red.

Reparto de puntos y de dudas para ambos conjuntos que deberán trabajar en la semana varios puntos flacos a corregir si este campeonato quieren ser protagonistas o que sea nada más que de transición.

ARVE Error: no id set

ARVE Error: no id set