En el “Bosque”, Gimnasia lo empezó ganando con un golazo de Facundo Oreja de media distancia, pero un minuto más tarde, Nicolás Bertolo estampó el empate. Entretuvieron hasta el final y casi lo ganan los de Almeyda, pero ambos se quedaron con el sabor amargo de la igualdad.

Gimnasia no pudo repetir la actuación de la victoria ante Independiente, y pese a ser mejor en la primera etapa, consiguió ponerse arriba en el marcador, pero fue efímero lo que le duro, porque Banfield empardó y a partir de allí nunca más preocupó al arquero Gaspar Servio.

En la primera etapa fueron los de Pedro Troglio los que llevaron la iniciativa y a base de empuje y circulación de pelota metieron a Banfield en su propio campo. Figura el arquero Servio en los 45’ iniciales con dos tapadas a Maximiliano Meza, que hubieran servido de justicia para el Lobo en el marcador. Los de Matías Almeyda, más allá de un remate de Ricardo Noir bien contenido por Monetti, padecieron la falta de pressing en la mitad del terreno y la poca conexión entre los armadores de juego y la delantera.

En el complemento, Facundo Oreja tuvo la llave del gol con un bombazo de media distancia (el ex Ferro tuvo su debut en la red a nivel profesional) y parecía que todo se encaminaba para el Lobo. Tardó poco Banfield en poner la igualdad nuevamente. Exactamente un minuto más tarde, Nicolás Bertolo aprovechó que Oreja no lo siguió dentro del área y fulminó a Monetti.

A partir de ahí, el trámite se hizo de ida y vuelta, con ambos en busca de la victoria. El que estuvo más cerca fue el Taladro con un mano a mano de Noir y un remate en el travesaño de Gonzalo Bettini, pero la red no se movió más y finalizaron 1-1.