Los Warriors lo vencieron 104-91  como local y dejaron la serie 3-2 a su favor. Stephen Curry volvió a ser descollante con 37 puntos y 4 asistencias y el martes si vuelven a ganar en su casa podrían conquistar el anillo tras 40 años de sequía.

Golden State se llevó un partido que lo deja match point, luego de revertir ese 2-1 que había sufrido en el tercer duelo, tuvo dos encuentros geniales con el MVP de la temporada que no desapareció y va en camino de su primer anillo a los 27 años.

El primer tiempo el duelo fue parejo ya que el primer parcial culminó 22 iguales y  ninguno de los dos aflojó en defensa por lo que el  equipo de Steve Kerr se fue al descanso un punto arriba 50-51.

El desequilibró comenzó a cuatro minutos del tercer cuarto cuando a puro bombazos de Curry,  Andre Iguodala (14 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias) y Klay Thompson (12), lo pusieron con un parcial de 13-4  para quedar seis unidades adelante 73-67.

LeBron James fue el único que mantuvo con vida al conjunto de David Blatt siendo el goleador del partido llegando por tercera vez en la final al triple doble (40 puntos, 11 asistencias y 14 rebotes primer jugador que hace de visitante lográndolo por sexta ocasión, a dos del record de Magic Johnson).

Pero a pesar de tamaña actuación el jugador más valioso de la temporada regular empezó a calentar la mano detrás de la línea de 7.25 (7 de 13 en triples) sacando 10 de ventaja y a partir de ahí completó una tarea excepcional con 37 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias para terminar ganando 104-91.

El martes se volverán a ver las caras en el Oracle Arena de Oakland California, y en caso de una victoria obtendrían el tercer anillo en su historia, algo que no consiguen hace 40 años (la última fue 4-0 ante Washington Bullets en 1975).