El gobierno británico planea imponer penas de hasta dos años de cárcel para aquellas personas que publiquen contenido amenazante en la web hacia otros usuarios. Esta medida implicaría cuadriplicar el castigo actual para este tipo de delito.

El Secretario de Justicia de Gran Bretaña, Chris Grayling, informó al diario The Daily Mail que  propondrá sentenciar con dos años de prisión a aquellas personas que tengan una conducta inapropiada en línea.

“Estos trolls de internet son cobardes que están envenenando nuestra vida nacional. A ninguna persona se le permite esta conducta. Por lo tanto, tampoco debe permitirse en los medios sociales”, aseguró el funcionario público.

Esta revisión en la ley pondría en debate el alcance de la libertad de expresión. Sin embargo, Grayling sostuvo que las amenazas físicas no pueden incluirse bajo dicho derecho y que “debe ser visto como el terrorismo en línea y que debería ser ilegal”.

Actualmente el país europeo castiga este tipo de delitos con 6 meses de cárcel, por lo que el cambio implicaría cuadriplicar el tiempo privación de la libertad. De esta forma, buscaría que los internautas piensen dos veces antes de postear un comentario ofensivo debido a las consecuencias que podría acarrear.