La Policía bonaerense allanó el domingo por la noche la casa de Julio César Grassi y la Fundación «Felices los Niños» en el partido de Hurlingham, tras una denuncia por desvío de donaciones al penal de Campana, donde el cura cumple su condena.

Los efectivos llevaron a cabo su trabajo a raíz de una denuncia realizada ante la Fiscalía número 8 de Morón, derivada de una investigación periodística a cargo del programa PPT que se emite en Canal 13.

Según la denuncia del ciclo que conduce Jorge Lanata, las autoridades administrativas de la Fundación «Felices los Niños» notaron primero «faltantes» de mercaderías donadas y luego tenían la seria sospecha de que eran enviadas al Penal de Campana donde se aloja Grassi para negociarla con los presos o los guardas, mientras en la fundación las condiciones son paupérrimas.

En este sentido, se sospecha que este accionar habría permitido a Grassi gozar de prebendas y prerrogativas lo que, de comprobarse, significará un incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos y corrupción de parte de autoridades del Servicio Penitenciario de la Provincia.