Los comercios adheridos a la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) presentaron a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia una denuncia sobre “los altos costos del sistema de tarjetas de crédito y débito”.

La decisión de los comerciantes tuvo lugar luego de una reunión que mantuvieron el 25 de julio pasado con el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, en la que el sector presentó un informe de la situación argentina y su comparación internacional.

Según la CAC, existen tres cuestiones que distorsionan las ventas que se realizan a través de los plásticos.

Primero, la alta comisión (3%) que paga el comerciante a la tarjeta por cada operación. Por eso, la CAC pidió que se bajara el tope máximo de aranceles para tarjetas de crédito, acorde con los que se pagan en otros países del mundo. Explican que en Perú, por ejemplo, se cobra el 1,5% y en Brasil, el 1,3%. También los comerciantes piden que se elimine el arancel para las operaciones con tarjetas de débito.

La segunda cuestión es la “adquirencia”, es decir el costo del contrato que el comercio sella con la empresa emisora de las tarjetas. En este caso, los comercios piden la baja del costo de los aranceles.

Y, la tercera cuestión, es el costo de financiamiento para las operaciones en cuotas.

Los dirigentes de la CAC aludieron a la posición dominante existente en el sistema de plásticos (por Visa) y sus consecuencias para el usuario y los comercios.

Según Víctor Dosoretz, directivo de la CAC, “Defensa de la Competencia se mostró interesada en nuestra opinión como principales actores. Sabemos que están trabajando con el Banco Central, que es quien regula las cuestiones bancarias”, sostuvo.