Luis Bassi, padre del «Pollo» -un narco que está preso en Federal, Entre Ríos, por el homicidio de Claudio Pájaro Cantero, el líder de la banda de “Los Monos”- fue blanco de un feroz ataque de dos sicarios que lo dejaron al borde de la muerte. Bassi, de 68 años, fue herido de diez balazos y al mediodía debió ser operado en el hospital provincial de Rosario.

Luis Bassi fue blanco de un ataque en la puerta de la remisería Cinco Estrellas, en Villa Gobernador Gálvez, el mismo escenario en donde el 31 de diciembre pasado fue asesinado su hijo Leonardo y el 12 de febrero, Maximiliano, su otro hijo. Las marcas de esta guerra narco en Villa Gobernador Gálvez pusieron a esta localidad como una de las más violentas del país.

La familia había decidido cerrar el negocio luego del asesinato de Maximiliano Bassi, de 34 años, ultimado a balazos el 12 de febrero. «Maxi» fue acribillado cerca de las 23 cuando se encontraba arreglando un camión que estaba estacionado a unos metros del local. Dos hombres en moto pasaron rápidamente y ejecutaron seis disparos contra el hermano del «Pollo», que cayó desplomado en la calle, con dos heridas de bala en el abdomen.

El 31 de diciembre pasado, Leonardo, de 36 años, el mayor de los hermanos, murió tras recibir cuatro balazos. Falleció en el mismo lugar en donde mataron a Maximiliano, junto a la remisería que fundó su padre, después de ser durante casi una década chofer del actual intendente Pedro González.

La familia Bassi carga con dos hermanos asesinados y el padre en grave estado de salud tras recibir diez balazos. La venganza sobre esta familia, según sospechan los investigadores, tiene que ver con los conflictos sangrientos que se hicieron visibles tras la expansión territorial de la banda de “Los Monos” en Villa Gobernador Gálvez, una zona en la que anteriormente tenían hegemonía los Bassi.