Los haitianos también tuvieron su domingo de elección, para legisladores al Parlamento, después de una larga espera. Pero la votación estuvo plagado de demoras, desorden, peleas ocasionales y piedras arrojadas.

Las elecciones legislativas se habían pospuesto durante casi 4 años, debido a un enfrentamiento político entre el ejecutivo y la oposición de Haití. Por lo que las elecciones de ayer se consideraban como una prueba crucial del sistema electoral del país antes de la votación presidencial del próximo octubre.

Sin embargo, un número de centros de votación tuvieron que esperar a las boletas por horas, pasando el horario previsto para iniciar la votación a las 6 de la mañana. En los sectores de Puerto Príncipe, los votantes aumentaron en exasperación después de que les impidieran emitir su voto debido a que sus nombres no figuraban en las listas oficiales de votación.

En la capital, llena de gente, por lo menos 3 centros de votación fueron cerrados por las autoridades después de estallaran peleas entre simpatizantes de diferentes partidos e intentaran rellenar urnas y participar en otros tipos de irregularidades. En un centro de votación en el centro de Puerto Príncipe, un grupo de jóvenes arrancaban boletas de papel mientras la policía, fuertemente armada, disparaban al aire para restablecer el orden. Como respuesta, los jóvenes comenzaron a lanzar rocas ante las autoridades y dicho colegio electoral terminó siendo cerrado.

A pesar de todo ésto, y de que también se informaron de personas votando más de una vez, el primer ministro de Haití, Evans Paul dijo que el gobierno estaba satisfecho con cómo se estaban manejando las elecciones legislativas. La votación se extendió por 2 horas en los colegios electorales debido a los retrasos al comenzar el día.

Michel Martelly asumió el cargo de la presidencia en mayo de 2011, bajo un decreto parlamentario que se ha disuelto el pasado enero. El mismo le conocecía 5 años en el gobierno, de los cuales está transitando el último.

Ésta es la primera elección bajo el mando de Martelly, y la votación se lleva a cabo aproximadamente 8 meses después de que la legislatura de Haití se disolviera debido a que los términos de los legisladores expiraron antes de que las nuevas elecciones pudieran celebrarse.

Debido a la disolución del Parlamento, Martelly no tiene a su alcance el aparato legislativo con la potestad de otorgarle la continuidad de su mandato, o uno nuevo. Sin la posibilidad de un período consecutivo, Martelly ha sido acusado de adulterar el proceso en su favor por los alcaldes que nombró y otros funcionarios municipales para sustituir a aquellos cuyo mandato expiró.

Las elecciones en Haití nunca son fáciles y el Consejo Electoral Provisional del país durante mucho tiempo ha sido criticado por votos plagados por desorganización, irregularidades electorales y acusaciones de fraude.

En el medio, 10 millones de habitantes, aproximadamente 5,8 millones de personas registradas para votar y más de 1.850 candidatos de casi 130 partidos políticos en la carrera. Esta primera ronda del domingo busca llenar 2/3 del Senado de 30 miembros y toda la Cámara Diputados de 119 miembros.

Por lo pronto, en cuanto al recuento de votos, los resultados finales se esperan para los próximos -largos- días. Se necesitará una cantidad significativa de trabajo para conseguir que el próximo Parlamento entre en funcionamiento después de su instalación. La primera ronda de las elecciones presidenciales de Haití y la segunda vuelta de las elecciones locales tienen fecha para el 25 de octubre.

Después de votar en un colegio electoral en gran medida garantizado, a Martelly se le preguntó qué pensaba del trastorno del domingo; y él dijo a los periodistas: “Espero que las autoridades electorales sean más organizadas para las elecciones presidenciales de octubre.”

Natán Gasparotti

@JerryOtti9