Una reciente excavación dio con la aparición de un resto fósil que dataría del período jurásico, hace 160 millones de años atrás. De confirmarse la hipótesis, pondría en cuestión las actuales teorías sobre la evolución de las plantas.

Una reciente publicación en la revista británica «Historical Biology», especialista en paleontología, dio a conocer el hallazgo de la flor denominada «Euanthus panii», especímen cuya antigüedad sería de 162 millones de años, según informaron medios chinos.

El fósil fue encontrado por el coleccionista chino Kwang Pan, en la localidad de Sanjiaocheng, en la provincia oriental de Liaoning. De confirmarse el descubrimiento, supondría «una nueva perspectiva que no hubiera estado disponible para la evolución de las flores», según señaló el informe.

Hasta entonces, los investigadores persitieron en la  búsqueda de la flor más antigua del mundo pero las muestras no superaron los exámenes posteriores. En este caso, los especialistas señalaron que «el fósil contiene todas las estructuras típicas de una flor y que está preservado en perfectas condiciones».

«Este ejemplar tiene sépalos y pétalos así como otros elementos comunes a las flores modernas, «organizados de forma perfecta al igual que las flores de angiospermas existentes (plantas con flores)», aseguraron.

Medios chinos indicaron que el descubrimiento «provoca un replanteamiento del origen de la historia de las flores» ya que hasta entonces, solo se podría hablar de «teorías imperfectas» en torno a las plantas angioespermas cuando, en rigor, el tema «es mucho más extenso de lo que en un principio se habría supuesto», destacaron.