Durante un acto frente al Palacio de Tribunales, Bonafini consideró que Lorenzetti «tiene que irse» y que Fayt «ya se fue» de la Corte, en el marco de las críticas del Gobierno en contra de los magistrados, así como contra los fiscales Germán Moldes, Ricardo Sáenz, Guillermo Marijuán, Carlos Stornelli y el líder gremial de los Judiciales, Julio Piumato.

En diálogo con la prensa, después de la presentación de una «investigación» de las Madres contra los jueces, Bonafini continuó la línea del kirchnerismo de ejercer presión política para que Fayt, de 97 años, deje su puesto en la Corte.

«Un tipo que está haciendo lo que está haciendo, con esa prepotencia de reelegirse, Dios me libre», exclamó Bonafini, quien llamó «mono» a Lorenzetti. «Yo pienso que si le quedo algo de dignidad en la cabeza se tiene que ir. Un tipo que hizo votar a Fayt como lo hizo votar y hace lo que hace, con esa prepotencia de reelegirse, Dios me libre y me guarde, si uno de nosotros hubiera hecho un disparate de esos», clamó.

«Nosotros nunca tuvimos justicia, en este palacio llamado de justicia conocemos de injusticia, porque nunca hicieron nada para encontrar a nuestros hijos ni condenar a quien había que condenar. Sólo cuando vino Néstor, pero la Suprema Corte nunca hizo nada», expresó.

En ese sentido, lo calificó -en una carta que leyó en el acceso a Tribunales- como «abogado instalado desde hace once años en la Corte Suprema de Justicia, donde hace votar a las momias, una nueva forma de ejercer el autoritarismo, la fuerza y la indignidad».