Los manifestantes de Hong Kong permanecen instalados masivamente a primera hora del lunes en el distrito gubernamental y no han mostrado ningún deseo de irse.

Miles de personas siguen bloqueando el acceso principal a la zona de Admiralty con la intención de forzar la apertura del diálogo con el gobierno. «Tenemos que descansar ahora porque nos vamos a quedar aquí toda la noche esperando el ataque de la policía. Va a ser una larga batalla», comenta Ken Chung, un estudiante de 20 años de edad en el rostro enmascarado.

Horas antes los líderes de ‘Occupy Central’ han pedido a los partidarios prodemocráticos que abandonen las sentadas en los lugares periféricos de la ciudad y se unan a la mayor parte de los manifestantes, concentrados en el corazón del centro financiero de Asia, mientras se preparan para un posible enfrentamiento con la policía.

Decenas de miles de manifestantes han protagonizado sentadas en todo Hong Kong a lo largo de los últimos días para exigir al líder de la ciudad, Leung Chun-ying, que dimita y pedir a Pekín elecciones libres en 2017.

Decenas de manifestantes han empezado a abandonar el suburbio de Mong Kok, a través del puerto, para dirigirse a la zona del Almirantazgo, junto al principal distrito de negocios de la ciudad.

«Vamos a estar de vuelta. Lucha hasta el final», coreaban los estudiantes mientras abandonaban las sentadas.

La zona de Mong Kok ha sido testigo de los peores enfrentamientos entre grupos pro-Pekín y manifestantes por la democracia en los últimos días.

Muchos residentes de Hong Kong han expresado enojo y frustración por el manejo de la policía de los disturbios.

Los manifestantes también se han empezado a retirar de la zona donde está la sede del gobierno local y han declarado que iban a levantar el bloqueo de los edificios clave del gobierno para permitir que los funcionarios públicos vuelvan a trabajar el lunes.

‘Occupy Central’ anunció su intención de retirarse de los lugares mencionados en internet después de que el Ejecutivo se mostrara dispuesto a dialogar sobre la reforma democrática de la isla con los estudiantes si los manifestantes desbloqueaban algunas vías y permitían que los trabajadores volvieran a la normalidad el lunes, y que las escuelas pudieran abrir.

A pesar de la decisión de ‘Occupy Central’, muchos manifestantes están acudiendo a estas zonas a protestar, lo que ha evidenciado las divisiones entre la gente.

«No tenemos líderes, es un movimiento de la gente», comentó Harry, un profesor de 26 años que pensaba seguir con la lucha donde fuera.