En julio se cumple el 35 Aniversario de “Hotel Calamaro”, el álbum debut solista del emblemático músico y compositor argentino, Andrés Calamaro.

Andrés Calamaro recuerda cómo fue la grabación de “Hotel Calamaro”, su álbum debut como solista, a 35 años de su lanzamiento.

El contexto musical del momento, la improvisación, las drogas en el estudio, el papel de Charly García y del resto de los músicos invitados, la crítica y una frase tan lapidaria como afectuosa: “el disco entero es un error, pero lo recordamos con cariño”, dice Calamaro.

El álbum fue publicado mientras se grababa en Ibiza el tercer disco de Los Abuelos de la Nada, “Himno de mi corazón”.

En este trabajo, Calamaro se aleja mucho del sentido new wave de la banda de Miguel Abuelo y se vuelca hacia un sonido más pop. El álbum contiene varias canciones compuestas por el artista para la obra “Tango Salsa” del argentino Roberto Granados.

Este disco no tuvo gran repercusión mediática pero aún se conservan varias de sus canciones como verdaderos clásicos de Andrés. Lanzado originalmente el 8 de julio de 1984, “Hotel Calamaro”, cuenta entre su colección a sus cuatro destacados sencillos: “Fabio Zerpa tiene razón”, “Otro amor en Avellaneda”, “Radio actividad radial” y “No me pidas que no sea un inconsciente”, que lograron cierta repercusión en las radios argentinas entre 1984 y 1985.

Otras canciones como, “Detenida”, fue compuesta junto a Pipo Cipolatti para “el repertorio de “Los Almirantes” (primer grupo fundado en 1984 por Andrés y Pipo), y fue interpretada en vivo por la “Ray Milland Band”, banda que integraban con Daniel Melingo.

Cabe recordar que el sencillo, “No me pidas que no sea un inconsciente”, fue compuesta en Navidad de 1982 para “Los Lamidosos”, según reza en la contratapa del Vinilo.

Además, Según Iván Adaime, crítico de AllMusic, “el álbum contiene algunas canciones extrañas, como ‘Fabio Zerpa tiene razón’, en la que Fabio Zerpa, un especialista argentino en OVNI, da su particular punto de vista sobre una invasión de marcianos marcada por propuestas de paz”.

En una entrevista para Página 12 en 2003, esto decía Calamaro: “A Fabio (Zerpa) lo entrevisté para pedirle permiso de usar su nombre (para un título), en su oficina de Belgrano, y quedamos en grabar algo en la canción. Cuando vino al estudio, estaba el Vasco Bazterrica, en Panda. Con los Oveja Negra –Willy Campins, Oski Amante y Aníbal Forcada– éramos amigos ya, y con Gringui (Herrera) somos mejores amigos, siempre vamos a tocar juntos”.

El disco fue producido por Charly García y en sus sesiones estuvo a punto de participar Fito Páez, quien trabajaba en el mismo estudio en su primer disco “Del 63”.

El título de este álbum hace referencia al histórico disco “Morrison Hotel” de la exitosa banda The Doors y se puede apreciar como un homenaje de parte de Calamaro hacia su idolatrado, Jim Morrison.

Cómo curiosidad, cabe señalar que el disco se mezcló completamente en mono: detalle no menor en una época en que la mezcla estéreo cumplía ya dos décadas como estándar mundial.

Por otra parte, “la grabación tiene un defecto en la velocidad: todo el disco está un poco acelerado y afecta el sonido de la voz. No fue una buena idea”, confesó Calamaro en declaraciones a la revista Rolling Stone en 2017.

Cabe destacar que, “Hotel Calamaro” (1984) fue re-editado el 8 de diciembre de 2017 por Universal Music, junto a “Vida Cruel” (1985), en formato Vinilo, en un lanzamiento que también incluyo los discos en CD. En ambos casos, el audio ha sido totalmente restaurado de las cintas analógicas originales.

Las reediciones presentaron portadas restauradas, pero conservaron el arte del sobre interno de cada álbum. También se encuentran disponibles en todas las plataformas digitales, con el nuevo sonido.

¡Dale Play! En TanGo Diario