El Globo sumó su segunda unidad de la Copa Libertadores tras empatar sin goles con Cruzeiro en el Mineirao, con apenas tres jugadas de riesgo. En siete días viajarán a Bolivia antes del clásico con San Lorenzo.

En un comienzo no pareció que los argentinos – que en el debut había igualado 2-2 con Mineros de Venezuela de local – salieran a defenderse, pero los de Belo Horizonte monopolizaron la pelota, y cuando corrigieron los errores en las pérdidas de balón, convirtieron en héroe al arquero Matías Giordano.

En el segundo tiempo se vio la peor cara de Huracán, que tendría que hacerle un monumento al palo que tapó el tiro de Leandro Damiao y a los botines de Henrique y Judivan que fallaron remates regalados frente al arquero.

Ahí tuvieron tres amonestados por tardar en sacar tiros libres a favor, y solo Wanchope Ábila y Alejandro Romero Gamarra tuvieron unas entradas al área que no tuvieron comparación con las que tuvieron los locales.

Los de Néstor Apuzzo, que vienen de perder con Godoy Cruz, solo ganaron un partido en el campeonato ante Arsenal, y su otra victoria en el año fue ante Alianza Lima en el repechaje. El viernes abrirán la cuarta fecha ante Gimnasia, y el otro martes enfrentarán a Universitario de Sucre previo a ir al Nuevo Gasómetro.

Mañana le tocará al Ciclón su segundo compromiso de local (a puertas cerradas) ante Corinthians. Para el jueves quedará River vs. Tigres de México y Atlético Nacional vs. Estudiantes.