En Perú, el conjunto de Parque Patricios vapuleó a Alianza Lima por 4-0 y el martes, salvó un milagro incaico, conseguirá el pasaporte como local para al Grupo E. Toranzo, que la descosió, convirtió dos y asistió a “Wanchope” Abila y Romero Gamarra para anotarse en la red.

Un verdadero Huracán pasó por el estadio Alejandro Villanueva, de Perú. Es que el equipo comandado por Néstor Apuzzo paseó literalmente al local Alianza Lima por 4-0 y quedó a un paso de meterse en el Grupo E de la Copa Libertadores junto a Cruzeiro, Mineros y Universitario de Sucre. El martes, en Parque Patricios, cumplirá el trámite de noventa  que le quedan para sellar el pase y volver al plano grande internacional, luego de 41 años de su última participación.

El Globo desarticuló rápido el entramado del partido. A los cinco minutos, Patricio Toranzo se sacó un defensor de encima y cedió para “Wanchope” Abila, que no perdonó para establecer el 1-0. Alianza Lima pareció despertar después del golpe y se adelantó en el terreno de juego, aunque teniendo nulas jugadas en ofensiva.

Con el arquero Marcos Díaz como espectador privilegiado, los de Parque Patricios se plantaron bien en la mitad y apostaron a la contra; que le daría resultados auspiciosos antes del cierre de la primera etapa: Romero Gamarra capitalizó un horrendo accionar de los centrales peruanos y el arquero para poner la historia 2-0.

En el complemento, Toranzo se lució como conductor y prácticamente hizo lo que quiso. Primero, sentenció el partido a los 30’ marcando el 3-0 con una definición de caño al arquero, y luego ajustició de media distancia para poner cifras definitivas a la goleada sorpresiva pero justificada por el nivel que exhibieron ambos en la cancha.

El próximo martes, desde las 19:15, el equipo de Apuzzo deberá cumplir el trámite que el reglamento exige. Salvo una catástrofe, Huracan pasará la zona de repechaje y se meterá en el Grupo 3 de la Copa Libertadores, algo que no consigue hace 41 años.