Imágenes del infierno en Turquía

El fallido golpe de estado en Turquía se saldó con la muerte de al menos 265 personas. Además, hay más de 1000 heridos y unos 3000 detenidos. El presidente aseguró que los responsables pagarán por lo que sucedió.

Luego del brutal atentado en Niza, las redes sociales volvieron a ser el epicentro de los videos y fotografías que muestran el horror vivido en las calles de Turquía, cuando el ejército sublevado salió a imponer el orden con una violencia desmedida.

Disparos desde helicópteros a grupos de manifestantes a favor del gobierno de Recep Tayyip Erdogan, aviones bombardeando edificios emblemáticos y tanques de guerra arrollando personas a los costados de las calles son algunas de las capturas que se difundieron a través de Internet.

El saldo hasta el momento es de 265 muertos, entre los que se encuentran 161 civiles y personas de fuerzas de seguridad afines al gobierno constitucional y otras 104 que pertenecen a los movimientos golpistas.

Según informaciones dadas a conocer el día después, algunos de los soldados sublevados denunciaron, al momento de ser capturados, que sus superiores les habían dicho que estaban realizando ejercicios de simulacro en la ciudad. Aún así, algunos videos muestran como los militares atacaron sin piedad a la población utilizando, según Erdogan “las armas del pueblo turco contra el propio pueblo turco”.

Al mismo tiempo, el primer miniestro Binali Yildirim aseguró que la situación se encuentra “bajo control”. La agencia Anadolu agregó además que el cuartel general del Ejército turco en Ankara ya fue liberado del control ejercido por las fuerzas golpistas.

Aún así, el jefe de los servicios secretos (MIT), Hakan Fidan advirtió que posiblemente haya algunos focos insurgentes, por lo que las operaciones continuarán a lo largo de la madrugada del domingo.

El número de detenidos tras la revuelta ya trepó a los 2839, todos pertenecientes a las fuerzas armadas. Entre ellos hay cinco generales y 29 coroneles.

El presidente Erdogan denunció públicamente a Fethullah Gülen y lo acusa de ser el orquestador detrás del golpe. Gülen es uno de los más fervientes opositores al gobierno turco, pero aseveró que no está de acuerdo con el intento golpista: “Los gobiernos deben ser ganados a través de un proceso de elecciones libres y justas, no a la fuerza”, reflexionó desde su casa en Pensilvania, Estados Unidos.

Por otro lado, fueron destituidos 2745 jueces y 10 integrantes del Consejo Estatal de Ankara fueron puestos bajo custodia, acusados de formar parte del golpe de Estado.