El juez federal Julián Ercolini hizo lugar al pedido del fiscal Gerardo Pollicita y llamó a indagatoria a López, a Echegaray, al socio del empresario K, Fabián De Sousa, y a otros 19 imputados en la causa. La Justicia investiga la falta de pago del impuesto sobre los combustibles líquidos y el uso indebido de esos fondos para capitalizar a las demás sociedades del Grupo Indalo.

Durante cuatro años el empresario K no giró ni un peso a la AFIP. La multimillonaria deuda empezó en 2011 y funcionó a través de la red de estaciones de servicios de la firma OIL Combustibles, de Cristóbal López. Por ley el 26% de cada peso que se recauda por la venta de combustibles corresponde al Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC). Las empresas debían girarlo al organismo recaudador, en ese momento estaba liderado por Ricardo Echegaray, pero la compañía de López no lo hizo, como lo reveló el diario La Nación.

En el fallo, Ercolini indica que «hay elementos para suponer que los funcionarios de la AFIP habrían permitido que la empresa Oil Combustibles S.A. se acogiera a diversos planes de pago y luego no abonara las obligaciones fiscales generadas por el impuesto al combustible líquido».

El juez advirtió que se detectó de parte de la AFIP «laxitud en el otorgamiento de los planes de pago y falta de control», además de «la concesión sistemática y deliberada de nuevos planes por parte de los funcionarios de la administración, cuyo titular era Ricardo Echegaray».