Los gastos de una familia tipo en la Ciudad de Buenos Aires se encarecieron 36,6% en 2014 y así un matrimonio con dos hijos propietario de su vivienda necesitó casi $ 10.000 en diciembre pasado para cubrir sus necesidades cuando en el mismo mes de 2013 precisaba $ 7.276, de acuerdo a los datos brindados por la Dirección General de Estadísticas y Censos del gobierno porteño.

Si en cambio, la familia debió alquilar una vivienda tuvo que desembolsar $ 12.282 para cubrir sus necesidades alimenticias y servicios tales como las expensas, el gas, la electricidad, el agua, el transporte, las comunicaciones, los servicios para la educación, la compra de útiles escolares, artículos de limpieza, esparcimiento, la compra de indumentaria y la salud, entre otros. En este caso el alza interanual fue de 35%.

La Dirección de Estadísticas y Censos porteña mide seis canastas de consumo diferentes: la de una familia compuesta por un matrimonio con dos hijos, tanto si alquila su vivienda como si es propietaria; la de una pareja de jubilados que es dueña de su hogar; la de un hogar unipersonal; la de un matrimonio de dos adultos sin hijos, propietarios o no.

Así, el alza en los gastos fue aún más fuerte si se toma en cuenta la canasta de consumo de un hogar unipersonal de un adulto de 25 años propietario de la vivienda para quien la suba interanual llegó a 39,3% en 2014, hasta alcanzar los $ 3.346, o la de un matrimonio de adultos mayores para quienes el incremento fue de 37,3% y la canasta de consumo llegó hasta los $ 5.013.

A diferencia de lo ocurrido en 2013, el año pasado la Canasta Alimentaria (CA) de la Ciudad mostró un aumento de 31,35%, por debajo de la que nuclea todos los bienes y servicios que consume un porteño por mes. Esto se debe a que diferencia de otros años, las tarifas de los servicios públicos tuvieron incrementos por encima de los de los alimentos.