Por iniciativa de miembros de la Universidad de Flores (UFLO), se procederá  a reducir los altos niveles de contaminación del río mediante técnicas que usan especies vegetales nativas con capacidad de capturar metales pesados en sus raíces.

A través de un innovador proyecto entre científicos y especialistas de la Universidad de Flores (UFLO), se propuso sanear desde mañana, los elevados niveles de contaminación del Riachuelo, considerado uno de los diez lugares más contaminados del mundo.

El innovador proyecto «consiste en la construcción y desarrollo de soportes y estructuras para alojar las especies vegetales, utilizando rollos de aproximadamente un metro de largo por veinte centímetros de diámetro, materializados por medio de textiles de trama abierta degradables que se rellenan con materiales vegetales de poda y hojas de palmera».

«En esos rollos se plantan y alojan las especies seleccionadas que una vez que enraízan dentro de los rollos, son llevados al territorio para ser fijados en la costa. De este modo se garantiza que las plantas colocadas en los bordes de la ribera prosperen, se fijen y enraícen de manera segura», indicaron los expertos.

«Las especies capturan en sus raíces metales pesados y eso se pudo comprobar en plantas que ya existen en algunos lugares de la ribera y que son las mismas que vamos a utilizar nosotros», aseguraron.  De esta forma,  los estudios realizados confirman que «son las raíces las que absorben los metales pesados en tanto que a las hojas solo llegan concentraciones muy pequeñas de estos metales.

La iniciativa, se pondrá en marcha mañana pero, oficialmente, se iniciará el viernes con un acto a realizarse en la inmediaciones del Puente Alsina, desde donde se coordinará el proceso de limpieza que abarcará una extensión de 64 kilómetros entre el municipio bonaerense de Cañuelas y la desembocadura del río en el barrio porteño de La Boca.