“Cuando el jefe se va, me deja las llaves a mí”, le respondió el detenido que le abrió las puertas de la seccional.

Vilma Pinilla se dirigió a la subcomisaría de Facundo, en el sudoeste de la provincia de Chubut, para efectuar una exposición. En calidad de presidenta comunal, pretendía dejar constancia del dinero recaudado por el poblado, en donde habitan unos 200 vecinos, alegando que en poco tiempo abandonaría su cargo.

La mujer observó que la comisaría se encontraba cerrada, entonces resolvió golpear la puerta. Lo hizo tres veces hasta que le preguntaron: “¿quién llama?”. Ella se identificó pero desde adentro le respondieron: “Mire, el comisario no se encuentra, pero dígame qué necesita”. La señora explicó que su intención era realizar una exposición policial.

Según el relato de Pinilla, desde el interior del destacamento, el hombre contestó: “Espere que ahora le abro la puerta”. Luego de ingresar al lugar, a la mujer le pareció extraña la situación, como así también la vestimenta del individuo, por lo que preguntó: “¿Y usted quién es?”. “Yo soy el preso. Ocurre que cuando el jefe se va me deja las llaves a mí”, habría confesado el recluso, quien se encuentra privado de la libertad por una supuesta violación.

El detenido explicó que no le podía tomar la declaración pero que si esperaba unos minutos llamaría al jefe de la seccional. Ante la respuesta positiva de ella, intentó comunicarse con el comisario, aunque fue inútil al no encontrar las llaves que habilitan el uso del teléfono. “Qué raro, siempre me las deja”, admitió  el hombre.

Pinilla, sorprendida por la situación que le tocaba vivir, le dijo que volvería más tarde y salió del lugar. Lo paradójico fue que la mujer quería efectuar la denuncia por mal desempeño en la función policial, aunque debía hacerlo en la misma comisaría que fue atendida por un preso. Por tal motivo, prefirió contar su versión de los hechos a los medios provinciales, lo que generó un revuelo en Chubut.

El jefe de la Policía de Chubut, Rubén Cifuentes, se refirió al inconcebible suceso ocurrido días atrás: “no es normal ni en pueblo chico ni en pueblo grande, en ningún lado”. Y añadió: “tenemos que contactar a la señora y tomarle la respectiva declaración para que puntualice concretamente qué fue lo que pasó”.

En declaraciones a Radio del Mar, señaló que “si hubo negligencia de los empleados policiales, quienes deberían haber estado custodiando a los detenidos, administrativamente habrá responsables”.