Un fabricante de confituras búlgaro creó el caramelo desodorante y espera poder difundir su innovadora creación a lo largo del mundo.

Su nombre es Ventsislav  Peychev y es el creador del Candy Perfume Deo que neutraliza el olor corporal y en su lugar, es reemplazado por un aroma de rosas que tiene una duración de seis horas, dependiendo del peso de quien lo este consumiendo y de la cantidad de caramelos consumidos.

El trabajo del pastelero búlgaro, comenzó a partir  del trabajo de científicos japoneses que lograron demostrar que un geraniol (un componente de aceite de rosa) no se descompone por el proceso de la digestión. A partir de este descubrimiento, Peychev comenzó a trabajar en los Candy Perfume Deo.

La idea no es nueva, ya que anteriormente se había producido un chicle con las mismas características, que no tuvo mucho éxito. En 2011 se inicio su fábrica, al sur del país, con la producción del primer caramelo desodorante que no solamente da un buen aroma en la piel, sino que también en el aliento.

La compañía ahora busca exportar sus productos al resto del mundo, esperando que los caramelos “anti-sudor” tengan la misma aceptación que tuvieron en su país de origen.