Se conocieron algunos datos del informe de los médicos forenses, que revisaron el cuerpo de Noelia Solange Akrap, -la chica de 15 años que apareció asesinada el domingo en un descampado de Ezpeleta, partido de Quilmes- en el que se revela que la joven no murió a causa del golpe en la cabeza, sino por asfixia.

En el escrito, confirman que la muerte se produjo por asfixia por sofocación y no por el golpe que le dieron en la cabeza, aparentemente con un bloque de cemento o una piedra. Ese impacto sí anestesió a la víctima, que luego perdió la vida porque la tierra con la que intentaron ocultarla le obstruyó las vías respiratorias.

Como se supo en un principio, se constató que sufrió politraumatismos en la cabeza pero que esos golpes no le produjeron la muerte. Tampoco se encontraron signos de abuso sexual. Y además, se pudo determinar que sus ropas no fueron arrancadas, sólo se las encontró corridas, raspadas, como si se hubiese dado un forcejeo entre víctima y victimario.

La chica fue encontrada por varios jóvenes que jugaban al fútbol en ese descampado, el domingo a las 18.30 horas. El lugar donde apareció el cuerpo es un rectángulo de pastizales altos. Allí, los policías de la comisaría 5ª de Quilmes no hallaron el celular de Noelia ni detectaron heridas cortantes en el cadáver.

«La habían tapado con un cartón, tenía mucha tierra, pasto y mugre. Nos dio la impresión de que peleó porque tenía la ropa rota y sangre en las manos», contó Javier, uno de los chicos que la encontró. La declaración de este chico encierra un dato que puede darle a la investigación una nueva punta investigativa: los rastros de ADN que se encontrarían bajo las uñas de Noelia.