Es por sospechas sobre el mantenimiento de la obra y para conocer de quién recibía órdenes para la construcción.

En octubre de 2011, a una semana de cumplirse un año del fallecimiento de Néstor Kirchner, Lázaro Báez, había confirmado que el mausoleo era “un obsequio que nunca en mi vida pensé que lo tendría que hacer , un mausoleo para alguien de la envergadura política del amigo Néstor, que representó un cambio profundo en la vida de la Nación argentina”, según publican hoy medios locales.

Tras cumplirse cinco años de aquella declaración, el juez Torres indicó que quiere tomarle declaración testimonial a Sebastián Elizate, el  arquitecto del mausoleo,  quien se encontraría en Misiones a fin de obtener información para conocer «de quién recibía órdenes para la construcción»; quién o quiénes fueron los responsables de pagarle, los detalles técnicos de las obras y su presupuesto, entre otros temas.

El Juzgado investiga si el gobierno de Santa Cruz destinó fondos estatales para la construcción del Mausoleo que levantó Austral Construcciones. Fuentes judiciales aseguran que no logran ubicarlo ya que Elizate habría regresado a Misiones una vez concluido el trabajo “y nunca más se contactó con nadie del sur”, según indica diario Clarín.