El volcán Bardabunga entró en erupción el 29 de agosto y no cesa de expulsar lava y gases tóxicos que, a causa de los vientos, se están dispersando a distintas regiones de la isla. Cientos de temblores han sacudido la zona.

El volcán mide poco más de 2000 metros de altura y es la segunda cumbre más alta de Islandia. El mismo, es parte de un sistema volcánico situado bajo el glaciar  Vatnajökull.

Los expertos islandeses, contemplan tres escenarios como los más probables. En primer lugar, que se detenga el hundimiento de la caldera y la erupción decline gradualmente. En segunda instancia, que se hunda la caldera y refuerce la erupción; finalmente que se hunda causando una erupción en el borde lo cual derretiría enormes cantidades de hielo y como consecuencia, provocaría inundaciones.

Las autoridades de la isla han alertado sobre posibles consecuencias para aquellas personas con problemas respiratorios que residan en el área este. Además ha declarado “alerta naranja” sobre la aviación civil.

Fiorella Costantini