El vocero de la Cancillería israelí, Lior Haiat, manifestó su malestar porque el gobierno argentino interpretó «al revés la causa y reacción» de su país en el conflicto en la franja de Gaza y resaltó el derecho de toda nación a «defenderse de ataques contra su población y soberanía».

A través de un comunicado oficial, el gobierno de Cristina Kirchner había «condenado» que en desafío a los llamados del Consejo de Seguridad, de Naciones Unidas y de «muchas otras voces de la comunidad internacional», Israel «haya decidido escalar la crisis lanzando una ofensiva terrestre».

«Esta decisión solamente generará más inestabilidad en la región, más víctimas y más sufrimiento», advertía el comunicado del Palacio San Martín difundido a principios de esta semana. Al mismo tiempo, exhortaba a «apoyar los esfuerzos» para establecer «un cese del fuego inmediato y duradero».

En su réplica a esta postura, en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, el portavoz de la cancillería de Israel justificó los ataques al asegurar que «la única razón» de su país «para entrar a Gaza es el lanzamiento de misiles desde ese territorio palestino hacia población civil israelí».

«Cualquier país del mundo tiene el derecho y la obligación de defenderse de ataques contra su soberanía y población», advirtió.