En pocos meses el mercado de la venta de autos y camionetas en Argentina incorporará un modelo que promete conquistar a un importante número de consumidores. Se trata del Jeep Renegade.

Jeep no se ha guardado nada. Todos los guiños estéticos propios de la marca están presentes y hay una permanente reseña a la historia de la marca y a situaciones ligadas con la aventura, tanto en el exterior como en el interior.

Una de las referencias inmediatas que se tiene de la calidad de un vehículo, es cuando cerramos puerta por primera vez: ese primer sonido nos da un indicio claro de que su solidez no era solamente visual. Lo mismo percibimos desde el puesto de conducción: luce y se siente muy bien terminado. Para destacar, las superficies blandas en la plancha de a bordo y paneles de puertas. Su espacio es muy cómodo para cuatro pasajeros adultos, con buen lugar libre para piernas y cabeza, de pasajeros traseros. La limitación para una tercera persona la encuentra en el ancho. La capacidad de baúl es limitada, apenas 260 decímetros cúbicos.

Esa solidez también la manifestó al empezar a circular. No quiere decir que se trate de un vehículo incómodo, todo lo contrario. Su robustez la demuestra filtrando las imperfecciones del camino de modo muy efectivo. En ciudad se mueve con agilidad y es muy eficiente la asistencia electrónica de la dirección. En ruta viaja muy bien plantado y hay una sensación permanente de control sobre el vehículo (clave aquí el esquema de suspensión trasera), a pesar del rolido lógico en curva debido a su altura.

Motores. El Renegade llegará con propulsor naftero 1,8 de 130 caballos, de origen Fiat, que permite moverlo con soltura en ciudad. Se puede asociar con una caja manual de 5 marchas o automática de 6. Estas versiones sólo están disponibles con tracción simple. La de doble tracción llegaría inicialmente con otro motor naftero de 2,4 litros (sin confirmación oficial, sería el mismo que monta el Dodge Dart y que entrega 184 caballos de fuerza). Hay otra Diesel, asociada a una caja automática de 9 marchas pero esta versión no llegaría al prinicipio ya que su precio sería alcanzado por el impuesto al lujo. Todavía se está analizando.

El sistema de tracción demostró una efectividad sorprendente para un modelo de este tamaño. Ofrece 5 modos de programas de tracción y, gracias a la electrónica, puede simular parcialmente la existencia de una reductora y de un diferencial autoblocante mecánico. Hemos podido circular por caminos realmente complicados y el Renegade los superó a todos.

Su fecha de lanzamiento está prevista para octubre, con una posible preventa en setiembre y exhibición previa en el Salón de Buenos Aires, en junio. Su precio es difícil precisar hoy, pero será un poco más caro que el EcoSport (arranca en los 212 mil pesos). Historia de marca le sobra para desafiar al líder del segmento.