El abogado Jorge Chueco, detenido en la causa que investiga maniobras de lavado de dinero por las que se encuentra también preso el empresario Lázaro Báez, pidió la postergación de su declaración indagatoria prevista para hoy por el juez federal Sebastián Casanello, quien ahora deberá decidir si la concede o la rechaza, y ser sometido a una pericia psicológica.

Chueco es un hombre clave para la causa: el abogado del empresario K Lázaro Báez fue el que le compró la financiera SGI -conocida como «La Rosadita»- a Federico Elaskar. Como apoderado de Helvetic Services Group, la misteriosa firma radicada en Suiza vinculada a Báez, el abogado endosó nueve cheques por los que volvieron a Austral Construcciones U$S 65 millones que habían sacado vía SGI.

El abogado está imputado en una causa por lavado de activos y fue detenido el martes en Paraguay. Luego fue trasladado a Misiones y posteriormente a Buenos Aires, esposado y con chaleco antibalas. El abogado pasó la noche en un calabozo del edificio Centinela de Gendarmería.