«Si hay acuerdo, dejaré el bastón donde me digan; si no, iré a Luján y se lo llevaré a la Virgen», advirtió Pallarols en declaraciones a FM Blue. «Espero que eso inspire a todos», apuntó algo contrariado.

La gente de Cambiemos tiene claro que el fastidio es importante y se movió para tratar de contener al artista, que reveló: «Hablé con Gabriela Michetti y me preguntó si le daba la oportunidad de intentar solucionarlo».

Lo que dejó en claro Pallarols es que no va a entregar su obra hasta no asegurarse «de que sea tratada con el debido respeto». A pesar de las especulaciones de los últimos días, el bastón de mando está en su poder.

Al ser consultado sobre dónde debería realizarse la ceremonia, fue contundente: «Creo que en la Casa Rosada; históricamente siempre se hizo ahí, yo llevaba el bastón al Salón Blanco de la Casa de Gobierno».