Los principales índices de la Bolsa de EEUU han cerrado en tono verde. El Dow Jones ha terminado la sesión con un rebote del 0,81% hasta los 17.050 puntos, mientras que el Nasdaq ha subido un 0,41% hasta los 4.811 enteros. Por su parte, el S&P 500 ha ascendido un 0,86% hasta los 2.013 puntos.

Wall Street ha cerrado en verde a pesar de que la Fed ha mostrado cierta preocupación por las turbulencias que viven las economías emergentes. Las actas destacan el buen comportamiento del empleo y el crecimiento real del PIB, sin embargo señalan que existe preocupación por las últimas turbulencias financieras fuera de EEUU: «Los participantes discutieron las potenciales implicaciones de los recientes movimientos financieros más allá de EEUU. La economía de China se está desacelerando y los efectos secundarios en otras economías podrían dejarse ver. Las exportaciones de EEUU hacía China podrían estar bajo presión». «Además, las preocupaciones asociadas a China y otras economías emergentes han contribuido a una mayor apreciación del dólar y a la caída de los precios del petróleo y otras materias primas, lo que lastrará el crecimiento de los precios en EEUU en el corto plazo», explican las actas.