El ministro de Economía y precandidato a diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires, Axel Kicillof, en una entrevista con Joaquín Morales Solá para el ciclo Conversaciones en en el diario La Nación, que transitó con tono afable y una sonrisa distendida incluso para responder consultas sobre la devaluación de enero del año pasado, el encarecimiento de los precios o el cepo cambiario, Kicillof reconoció que la demanda de los fondos buitre es un problema todavía no resuelto. «Pagar es una trampa. No pagar nada es imposible. Lo entiendo. Entonces estamos trabajando en una negociación, que implica una correlación de fuerzas, como pasó con Repsol», dijo.

Seguramente en el transcurso de la semana lo negará.