El tenista local superó al austriaco por 7-6(7), 4-6 y 7-6(4) en el ATP 250 sobre polvo de ladrillo en Alemania. Logró el primer título de la temporada y el séptimo en su carrera, levantando este trofeo por tercera vez.

Kohlschreiber le tiró toda su experiencia a uno de los jugadores con más proyección en el circuito y se agrandó en su país desplegando un juego muy sólido dejando en el camino a Juan Martín Del Potro, conquistando nuevamente el torneo de su país.

En el primer set Dominic Thiem, 15° en el ranking y tercer favorito, estuvo dubitativo con su servicio ante Philipp Kohlschreiber (27° y cuarto favorito) cediendo su saque rápidamente pero recuperándolo luego de un game largo levantando dos set point. En tie break el alemán comenzó errático aunque reaccionó y se llevó el primero ajustadamente 9-7.

Al siguiente parcial el austriaco de 22 años empezó a hacer daño con su gran servicio (8 aces) y logró quebrar cuando estaban 3-3, conservando la mínima ventaja hasta el final emparejando el duelo 6-4.

La intensidad no se detuvo en el set decisivo y los 10 años de diferencia entre ambos tenistas no se detectó, con el alemán poniéndose adelante 5-2 y hasta incluso teniendo dos bolas de match, aunque su rival reaccionó y fueron por segunda vez a tie-break. El segundo servicio ganado del local subió a un 54% y pudo cerrar un duelo durísimo 7-4 tras dos horas y 31 minutos de partido.

Kohlschreiber logró su primer título en la temporada, alcanzando el séptimo en su carrera de los cuales cinco fueron sobre polvo de ladrillo y tres en este certamen (2007 y 2012) con un récord de 7-7 en finales.

Dejó 2-0 el historial ante Thiem que cayó por segunda vez en una final (perdió en Kitzbühel 2014 ante David Goffin) luego de cinco conquistas. El oriundo de Augsburgo es el sexto alemán que se alza en su país siendo el más ganador en el torneo de Múnich que repartió 463.520 euros en premios.