El ruso Sergey «Krusher» Kovalev (78.600) conquistó la triple corona al conseguir la unificación de los títulos mediopesados de la OMB, AMB y FIB, al vencer por puntos en decisión unánime en doce rounds, ante el estadounidense Bernard «Alien» Hopkins (79.000), en un combate llevado a cabo anoche en el Boardwalk Hall, Atlantic City.

La contienda se transformó en histórica para el boxeo, debido a que Kovalev se adjudicó tres galardones y Hopkins se retiraría en condición de invicto, tomando las derrotas por vía rápida. En cuanto a las diferencias arriba del ring, fue notoria la brecha entre un púgil de 31 años contra otro de 49. Ya que en el primer asalto el europeo conectó un cross derecho por encima de la oreja de su rival y lo envía directo al suelo al americano.

Las situaciones siempre estuvieron a disposición del visitante, por su orden y concentración, pese a los intentos del “Alien” para descolocar mentalmente a su oponente; dentro del tercer rodaje hubo un empujón de Bernard.Sergey dio a conocer toda su potencia, eficacia y velocidad, sumada a la calidad técnica en cada uno de sus movimientos y ejecuciones. A tal punto, de realizar los “uno/dos” (jab izquierda y recto diestro), con una naturalidad poco vista.

Como era de esperar, la fuerza de Kovalev, arremetió sobre el final en la integridad física de Hopkins. No llegaría el nocaut de casualidad, el norteamericano tambaleo varias veces, quiso burlar a su adversario haciendo gestos con la lengua afuera, pero enfureció al oponente y lo salvó la campana. Tarjetas de este medio: 119-109 a favor del campeón.