La número cuatro del mundo ganó el tercer punto de la serie ante Alemania en el estadio O2 Arena de Praga sobre cemento indoor frente a Angelique Kerber (10º) por 7-6(5), 4-6 y 6-4 luego de casi tres horas de partido para conseguir el tercer título en cuatro años y octavo en total contando los conseguidos por Checoslovaquia.

La visitante, que había caído ayer en sets corridos con Lucie Safarova (17º), salió a la cancha con la titánica tarea de dar vuelta por primera una final, lo que además sería la primera remontada de Alemania en su historia y la primera sufrida por las checas. No estuvo muy lejos de conseguirlo porque en el primer set sacó tres veces para set comenzando 5-2, y quebrando una vez más para 6-5 luego de perder esa ventaja de dos roturas.

En el tie-break Kvitova comenzó más derecha, pero Kerber recuperó y salvó un set point, aunque con su saque la local fue infalible. Así como la nacida en Bilovec terminó con doce aces y 70 winners, también le dio sus oportunidades a la finalista en Doha al tener ocho dobles faltas y 62 errores no forzados. Kerber, que fue suplente en el Masters de Singapur donde la checa no pasó del round robin, finalizó sin aces con seis dobles faltas, 23 winners y 27 errores no forzados, mientras que las dos tuvieron 64% de primeros servicios.

Es por eso que en el segundo set la campeona de Wimbledon pasó de 3-0 con dos quiebres a 3-3, y en el último juego cedió su saque para jugar el parcial definitivo. Allí fue ella la que se vio 0-3, pero empató para 4-4 y después de quebrar y sacar para campeonato, desperdició tres match points y recién al cuarto pudo festejar.

Esta fue la cuarta victoria de Kvitova en seis enfrentamientos con Kerber, las anteriores el año pasado en el Masters de Estambul y la final de Tokio, mientras que había perdido en Cincinnati dos años atrás en los únicos antecedentes sobre cemento.

El equipo checo había sido también campeón en 2011 (vs. Rusia en Moscú) y 2012 (vs. Serbia en este estadio), cortando el año pasado la racha Italia. Además arrastraban las consagraciones conseguidas por Checoslovaquia en 1988, 1983-85 y 1975, habiendo perdido solo la final de 1986 ante Estados Unidos. Con ocho trofeos superan a Australia en la lista de mayores consagraciones, ubicándose segundas detrás de las 17 de las estadounidenses. Alemania solo ganó en 1992 (vs. España) y 1987 (vs. Estados Unidos), sin finales perdidas.

Como era esperable no se jugó el cuarto punto entre Lucie Safarova (17º) y Andrea Petkovic (14º), pasando directo al partido de dobles que las alemanas Julia Goerges y Sabine Lisicki ganaron por 6-4 y 6-3 a Andrea Hlavackova y Lucie Hradecka.

República Checa, que había vencido a España en Sevilla y a Italia en Ostrava, en la primera ronda del año que viene el 9 y 10 de febrero visitará a Canadá, teniendo como hipotéticos rivales luego a Francia o Italia. Las alemanas, que habían eliminado a Eslovaquia en Bratislava y a Australia en Brisbane recién llegadas desde el Grupo Mundial II, recibirán a las australianas y luego podrían chocar con Rusia o Polonia.