En una investigación encabezada por Eduardo Puppo, el periodista llegó a la conclusión que el mejor tenista de la historia argentina debió llegar al escalón más alto en 1975, pero que no fue oficializado porque el ranking no salió en varias semanas de ese año. El titular de la organización mundial rechazó la solicitud argumentando: «No podemos adoptar esta versión como historia oficial. De otro modo tendríamos a todo el mundo viniendo y reclamándonos”. 

“Lo que pasó aquí es que en algunas semanas el ranking simplemente no se publicó, no es que se calcularon mal los resultados”, esa fue la simple respuesta que emitió el titular de la ATP, el británico Chris Kermode, para desestimar el reconocimiento a Guillermo Vilas del número 1 del ranking durante 1975, tras la ardua investigación que realizó el prestigioso periodista especializado en la actividad Eduardo Puppo y que ubicaba al argentino como ostentador de ser el mejor durante ese año.

“Dicen que se busca reescribir la historia, pero no es cierto porque estamos escribiendo lo que falta. Completamos los huecos faltantes con la verdad”, argumentó Puppo en declaraciones al Diario Clarín y en clara contraposición a las realizadas por el mandamás de la ATP, que relativizó su investigación y opinó «No podemos adoptar esta versión de los ranking como historia oficial. De otro modo tendríamos a todo el mundo viniendo y reclamándonos”.

La requisa histórica que comenzó el periodista argentino data del 2007 y coincide con el reconocimiento de la WTA, con 31 años de retroactividad, a la australiana Evonne Goolagong por un período de dos semanas en 1976 sobre la estadounidense Chris Evert en el máximo escalafón mundial. Kermode despegó ambas situaciones y aclaró que en aquella oportunidad no se habían calculado mal los resultados, sino que se habían omitido las publicaciones del ranking.