Mientras José López define su futuro judicial, la Policía encontró una presunta bóveda en el convento donde el ex funcionario kirchnerista quiso enterrar 9 millones de dólares y se presume que pudo haber sido el alojamiento de otras bolsas llenas de billetes mal habidos.

Las imágenes de la cámara subterránea en la capilla de General Rodríguez se viralizaron luego de que salieran en el programa Animales Sueltos. Según los cálculos de especialistas, en los tres metros de largo, dos de ancho y 1,4 de alto de la cavidad entrarían 480 millones de dólares apilados.

«Se encontraron tres supuestas bóvedas: una llena de escombros, que parecía haber sido la última que se construyó, y otras dos vacías. Estaban bien ocultas debajo de una alfombra en el altar y pudieron haber servido para ocultar dinero», comentó una fuente judicial, según La Nación.

Y agregó: «Los perros rastreadores se detuvieron a olfatear como si hubiese dinero escondido. Cuando se les preguntó a las monjas para qué era, dijeron que eran criptas para enterrar a la hermana mayor del convento (de 94 años) cuando muriera.»

En ese sentido, la Justicia comandó el allanamiento a fondo en todas las partes de la capilla del Monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fátima, pero procuró no perturbar la actividad religiosa de las cuatro monjas que lo habitan.

«La fiscal no quería que fuera un procedimiento que pudiera perturbar a las cuatro monjas que viven en el convento. Se revisaron y catalogaron los muebles, se buscó dinero en los jardines y en todo el monasterio, incluso dentro del tanque de agua», contó otra fuente.