Científicos de la  ONU ha presentado un alentador informe, en el cual afirman que la Capa de Ozono ya no está desapareciendo y es posible que regrese a  su estado de mayor fortaleza alrededor del año 2080, un hecho importante ya que el ozono es vital para la vida en el planeta y además, su recuperación permitirá reducir el deshielo en la zona de la Antártida.

La drástica reducción de componentes  como los cloroflurocarbonos (CFC) en la atmosfera ha tenido un impacto positivo sobre la capa de Ozono,  la producción y el uso de los CFC fue regulado por el Consejo de Montreal en 1987 y en acuerdos posteriores, desde mediados de los años noventa el uso de estos productos químicos,  que anteriormente se utilizaban en refrigeradores y aerosoles, ha sido prohibido casi en su totalidad, como resultado de ello una disminución en el contenido de cloro de  la estratosfera se ha venido observando desde comienzos de este siglo.

El agujero en la capa de ozono que apareció sobre la Antártida también ha dejado de crecer cada año, aunque pasará una década antes de que comience a reducirse, dijo el estudio, coproducido por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

«La acción internacional sobre la capa de ozono es una gran historia de éxito medioambiental, esto nos debería alentar a mostrar el mismo nivel de urgencia y unidad para abordar el reto aún mayor del cambio climático», dijo el secretario de la OMM, Michel Jarraud.

Es importante que las personas nos demos cuenta que las políticas de cuidado del medio ambiente son completamente necesarias, no son una moda, todo lo que afecta  a nuestro planeta, nos afecta a nosotros también, en ese sentido la responsabilidad es de  todos.

Andrea Imbachi