En la carta, recibida por Sala en su celda durante la jornada de ayer, Francisco agregó: “le aseguro mi oración y mi cercanía y, por favor, les pido que no se olviden de rezar por mí”.

Al respecto, la dirigente social, quien le había enviado una carta al Sumo Pontífice en la que “le relató el constante y creciente hostigamiento del que es víctima en el penal de mujeres”, aseguró que se sintió muy emocionada al recibir la carta.

Sala esta detenida en el penal Alto Comedero, desde enero de 2016, y con prisión preventiva en el marco de varias causas en las que se le imputan los delitos de extorsión, asociación ilícita y fraude a la administración pública con fondos para construir viviendas sociales que no fueron realizadas, y que ya se encuentra con pedido de elevación a juicio.

En tanto, viene de ser condenada, en diciembre pasado, a tres años de prisión en suspenso por el delito de «daños agravados» a raíz de un escrache realizado en 2009 contra el entonces senador radical y actual gobernador de la provincia, Gerardo Morales, fallo que se encuentra con pedido de revocación por parte del fiscal Javier De Luca ante la Cámara Federal de Casación Penal.

Recordemos que sobre Sala pesan otras causas, entre ellas por «amenazas» a otra interna del penal donde se encuentra alojada, y por «inducción a cometer delitos con amenazas agravadas».

5926e1a7f118f_645x827