Se trata de la McKamey Manor, y es una mansión llena de artilugios obscuros, que dura más de 4 horas su recorrido.

En época de Halloween, todo parece tener que ver con la ya universal festividad sobre el terror. Entre los innumerables maratones de películas en los canales de cable, las series de zombies, los bromistas disfrazados de payasos que no paran de aparecer cada vez en más ciudades y cada vez más horripilantes, nadie sabe con qué nos podemos enfrentar próximamente.

Es por eso que, en Estados Unidos; más precisamente en San Diego, está la casa del terror McKamey Manor, cuyos visitantes deben sortear las distintas alas de la casa que están infestadas de sangre, alimañas, cadáveres y muchas otras sorpresas.

La casa permite hacer visitas de hasta cuatro personas por vez y, por ahora, solo se está permitiendo realizar tres viajes por día. Esto, sumado a la increíble lista de espera que tiene (24.000 personas), convierte a la McKamey Manor en la atracción principal para este día de brujas.

La experiencia es descripta como estar inmerso en el mundo de un verdadero film de horror. Es así, que son cinco los monstruos principales encargados de recibir a los visitantes a lo largo de la maratónica visita. Las visitas son grabadas para que luego puedan ser rememoradas por aquellos valientes que se atrevieron a cruzar el umbral de la mansión.

Los dueños de este emprendimiento han invertido más de medio millón de dólares para generar lo que se ha calificado como la experiencia más terrorífica del mundo. Otro dato curioso es que todos los visitantes deberán ser mayores de 21 años de edad, firmar un contrato que convalide su buena salud y estado mental, y sobre todo, pagar.